18Septiembre2019

Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Actualidad cultural Cultura y fe Las brasas de Martini

Las brasas de Martini

Escrito por: Norberto Alcover
Septiembre - Octubre 2012

La Iglesia española comienza a entrar por un camino de involución pastoral en función de una sociedad civil que prescinde de ella. Dice y proclama que desea estar en medio de la gente pero una y otra vez aumenta el abismo que la separa de ella, como si viviera una oscura maldición heredada del nefasto nacionalcatolicismo. Así, lo que estamos consiguiendo es la existencia de una serie de guetos aglutinados en torno a ideologías o simples siglas, que están en permanente conflicto para hacerse con casi el mismo personal. En ocasiones, también es cierto, para mantener confrontaciones crueles desde orillas enfrentadas de una misma Iglesia. Tanto hablar de Iglesia de Comunión, mientras nos destrozamos o desconocemos entre nosotros mismos y damos un espectáculo bochornoso, como si tan siquiera se hubiera derramado sobre nuestras cabezas la misma agua bautismal.

Hace semanas, a finales de agosto, fallecía el Cardenal jesuita Martini, objeto de auténtica veneración entre unos y otros, salvo la muchedumbre radical de extremos encontrados. Martini nunca formó parte de secta alguna con denominación de origen y se dedicó a reflexionar sobre la Biblia, su especialidad profesional, intentando, en una tarea pastoral llamativa, convertirla en realidad asequible para todo quien le leyera, o escuchara, sobre todo durante los años en que fue arzobispo de Milán y hacía oír su voz en el emblemático Duomo. Participó en todas los encuentros donde fue invitado y abordó las cuestiones más discutidas… siempre desde los textos revelados, que era capaz de actualizar con sabiduría desconcertante. Podían estar en desacuerdo con Martini, pero tal era su autoridad moral que, salvo en contadas ocasiones, eran incapaces de responder públicamente.

Porque no perseguía el éxito, antes bien procuraba sencillamente el bien de la Santa Iglesia pues se sentía esa misma Iglesia. Cuando era necesario, callaba y se retiraba una temporada a Jerusalén, hasta que el temporal pasaba y las aguas del diálogo se abrían camino de nuevo.

Era capaz de definirse y también de guardar silencios, pero casi nunca calló si el momento eclesial o civil lo requería. Nunca perdía la compostura y hasta cierta sonrisa, un pelín irónica, propia del sabio que, cada vez más, contemplaba la realidad desde el más allá. Por esta sencilla razón consiguió evitar su progresión hasta la silla de Pedro, arguyendo desde su Parkinson Vivió intensamente, murió en silencio, se levantaron aplausos mediáticos al marchar al Reino definitivo y, a estas alturas, ya le hemos olvidado. Postmodernidad rampante. Olvido y miseria humanas.

Esta gente, como Martini, es capaz de buscar y encontrar las brasas bajo las cenizas, como dijo él mismo, en lugar de pasarse la vida maldiciendo las cenizas y a otros compañeros de búsqueda. Son la luminosidad creyente y cultural que ilumina de forma refulgente el Guggenheim de la Iglesia Católica, haciendo que aparezca ante los demás como signo de honradez creyente y civil, por encima de luchas de marcas que siempre están a la defensiva para imponerse de forma totalitaria. Gente así, sean cardenales o simples laicos, hacen bueno,  sencillamente bueno, el evangelio de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre. Una delicia.

¿Seremos capaces de ser luz y de ser sal del mundo en una fiesta de la comunión desde la maravillosa pluralidad de los hijos de Dios en medio de los hombres, hermanos nuestros? Ésta es la conclusiva pregunta en este Año de Fe. Ésta sí que es una tarea cultural para todo aquellos creyentes que nos sentimos a la vez ciudadanos. Excelente tarea.©


Norberto Alvover

Colaborador de la revista Crítica - Cultura y fe: titanio reluciente -.


 

 

Comprender el dolor

Comprender el dolor

La ayuda en situaciones de catástrofe, el manejo emocional ante el dolor ajeno, el dolor en las grandes religiones, la representación del dolor en el cine, en definitiva, un mosaico de perspectivas con las que pretendemos comprender el dolor.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto