21Septiembre2019

Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Actualidad cultural Cultura y fe Esa mujer que sueña

Esa mujer que sueña

Escrito por: Norberto Alcover
Marzo - Abril 2012

Mi infancia esta dominada por la figura de una mujer fuerte y decidida, entregada por completo a la felicidad ajena, capaz de cualquier esfuerzo sin venderlo en el mercado de la gratitud, que lentamente perdió su resplandor familiar y social, hasta encontrarse, ahora mismo, en manos de cuidadoras excelentes que la acompañan en esta recta final que llamamos ancianidad y que concluye en la muerte, es decir, en una vida eterna de adoración, de plenitud y de dicha sin fin.

Comprenderá el lector que escribo de mi madre, una mujer de 97 años, a ratos perdida en la demencia senil propia de tal edad, pero en otros momentos capaz de recordar con una finísima precisión instantes del pasado hasta desconcertarnos a todos. Su memoria está, ya, exenta de intereses y propende a la verdad absoluta, insisto dejando de lado ese pudor que esconde tantas veces detalles inconfesables de nosotros mismos. Madre Mercedes dice lo que ha sido sin fisuras. Y descubro que su vida está atravesada por un sueño. El sueño de darse a los demás sin medida, sobre todo darse a mi padre, muerto hace largos años.

Porque en ocasiones, me confunde con él, y en tales momentos experimento toda su ternura para con el hombre que compartió gran parte de su tiempo y de su espacio. Me toma la mano, me la aprieta y me pregunta: “¿cómo están los niños?”. Le acarició la cara y le respondo que bien, que se abren camino, que ya son mayores, que muy pronto pasarán a vernos, y tantas cosas más. Una delicia de manos apretadas en el silencio de la tarde, en ocasiones completamente solos y en otras acompañados. Sueños de madre.

Uno, que está trastornado por la experiencia de la belleza, de la cultura de la belleza como punto final de toda experiencia humana y divina, sabe muy bien que ese sueño maternal es, sobre todo, bello en sí mismo. Tal es su perfección, su serenidad, su equilibrio, su transcendencia, hasta el punto de que lo eterno, tan lejano siempre de lo terreno, se nos descubre en situaciones semejantes. Cuando algún detalle inmanente se abre en canal y nos permite alcanzar su veta de eternidad sin paliativo alguno. La contemplación de mi madre como punto de llegada de un sueño de donación gratuita a los demás pero sobre todo a su esposo, mi propio padre, tal contemplación convierte ese sueño en el paradigma de la belleza en sí misma considerada como ultimidad humana y divina. El no va más de lo expresable en el cielo y en la tierra. Cuando toma mi mano y la aprieta, me comunica ese trémolo indescifrable que me trasporta a un territorio sin mácula alguna, el territorio donde nosotros, los humanos, nos hacemos capaces de rozar la Belleza de la Creación, cuando todo era bueno. Seguro que mis lectores conocen perfectamente este trémolo inductor de lo sublime. De lo perfecto.

Ahora que tanto se habla de los derechos de la mujer, y con razón, me gustaría sin remilgos, recomendar a todas mis compañeras de vida y de esperanza, que su ascenso en la escala social jamás elimine en sus personas la capacidad de soñar sueños de donación gratuita a los demás, y muy especialmente a los hombres que aman. Sé muy bien que también los hombres tenemos que pretender idéntico objetivo, por supuesto. Pero tengo la absoluta convicción, al cabo de los años, de que una mujer alcanza su plenitud cuando es capaz de entregarse a los demás y en concreto a un hombre determinado a lo largo y ancho de su existencia. Desde sus entrañas, aparece, entonces, un tsunami maravilloso de belleza y su capacidad de engendrar se expande hasta todo lo creado.

Mi madre, esa mujer que sueña. La belleza hecha ancianidad. Y yo la miro y la contemplo como si fuera mi padre. Hay que ver.©


Norberto Alcover

Colaborador de la revista Crítica - Cultura y fe: titanio reluciente -.


 

 

 

 

Iconos femeninos de nuestro tiempo

Iconos femeninos de nuestro tiempo

El artículo marco de este monográfico es “El feminismo hoy”, punto de partida para ahondar en el conocimiento de la mujeres que han destacado en el campo del saber y de la cultura. Haciendo un repaso de todos aquellos iconos femeninos de la literatura, la ciencia y la investigación, en el cine y la publicidad, mujeres en el poder, la educación, el deporte, la poesía y la religión.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto