21Septiembre2019

Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Actualidad cultural Libros La marca del meridiano

La marca del meridiano

Escrito por: María Simón
Noviembre - Diciembre 2012

El Premio Planeta 2012 confirma que la novela policiaca está en auge. Y si además el contenido refleja cuestiones de nuestra sociedad actual en un estilo realista y ágil, ahí tenemos la razón del éxito de La marca del meridiano de Lorenzo Silva.

Es bien conocida y aplaudida la trayectoria de este autor en este género de novela de intriga. Precisamente La marca del meridiano es la séptima entrega de una serie protagonizada por dos guardias civiles, la más madura según el autor, cuya primera entrega, El lejano país de los estanques, apareció en 1998.

Silva ha comentado repetidas veces que, siendo él un empedernido lector de novela negra y policiaca, protagonizadas en general por detectives y policías, le parecía chocante que un Cuerpo como el de la Benemérita, que lleva más de siglo y medio investigando y descubriendo crímenes, no protagonizara ninguna historia en la que reivindicar la entrega y compromiso de dicho Cuerpo. Y fue así como apareció esta pareja que a lo largo de estos años no sólo han ido evolucionando psicológicamente, sino que ha ascendido como corresponde: protagonizan la obra el brigada Rubén Bevilacqua y la sargento Victoria Chamorro.

Quizá por eso es más sorprendente que el tema de fondo de esta última entrega sea la posibilidad que tiene cualquier persona, también un guardia civil, de delinquir, de obrar en contra de su honor y de su juramento, cegado por el vicio, el lujo, la avaricia o cualquier otro oscuro motivo.

La trama se presenta desde el inicio cargada de intriga: un guardia civil jubilado aparece colgado en un puente con signos de una tortura atroz. Y se le encarga a un amigo y antiguo discípulo suyo –Bevilacqua– que averigüe las razones de semejante tragedia.

 

El relato va llevando por submundos envilecidos por el sexo, la droga, la prostitución de menores, toda suerte de corrupción que, desgraciadamente, a veces queda impune en sus altas cúpulas, también en esta novela, como declaró el autor al presentarla. Retrata esta historia, por tanto, la falta de valores que cunde en la sociedad actual, que adolece no sólo de crisis económica y financiera, sino de algo más profundo, una crisis moral. Según el autor "es una metáfora de la historia de aquellos hombres que cruzaron una raya que nunca debieron haber cruzado, hombres que aceptaron un código de honor y en un momento dado olvidaron ese código".

Como contrapartida propone Silva dos aspectos sumamente positivos. El trabajo honrado de muchos guardias civiles, de muchos policías, de muchos jueces que se juegan el tipo por esclarecer los hechos, por llegar a la verdad, aunque emocionalmente les cueste ver implicada a alguna persona querida e incluso admirada.

Por otra parte, dado que el crimen sucede en una Autonomía distinta de aquella en que habitaba la víctima, Cataluña, y que el investigador es de Madrid, llama la atención la buena colaboración, facilidades y respeto mutuo entre la policía nacional, la policía autonómica y la guardia civil.

Este rasgo nos lleva a la intencionalidad política que da Silva al título de la novela. Se refiere al meridiano de Greenwich, a medio camino entre Barcelona y Madrid. No es una marca que separe, sino que une e invita al conocimiento, comprensión y entendimiento mutuo. Descubre un dato biográfico que explica esta postura. Él, nacido en Madrid, ha recibido mucho de Barcelona, "aquí recibí mi primer gran premio, el Nadal, y también me dio a la mujer que quiero y una casa para vivir".

De más de veinte novelas que cuenta en su haber, son las policiacas las que le han dado más fama y autoridad: es el comisario del Festival de novela policiaca de Madrid Getafe Negro, y recientemente también del certamen Santiago Negro de Chile.©

 LA MARCA DEL MERIDIANO 

 Lorenzo Silva 

 Planeta 2012 


María Simón

Colaboradora de la revista Crítica - Libros -.


 

 

Hacía dónde va la educación

Hacía dónde va la educación

Número que analiza el estado de nuestro sistema educativo actual, así como abre una serie de interrogantes en torno a la metodología, los retos de los nuevos educadores, los nuevos entornos y tecnologías, el éxito en el aprendizaje, formación y retos del profesor del futuro, entre otros.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto