Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Editoriales La sociedad no quiere ser anónima

La sociedad no quiere ser anónima

Escrito por: Manuela Aguilera
Enero - Febrero 2013

Las profundas reformas que se están llevando a cabo en España demuestran que la crisis que vivimos es un proceso de transformación de gran calado. Y sólo podremos dar respuestas eficaces a lo que nos preocupa si partimos de un diagnóstico lo más acertado posible de sus causas, no sólo de las más inmediatas sino de las estructurales, es decir, de las que tienen relación con los procesos socioeconómicos y culturales más profundos y que, precisamente por ello, suelen quedar más ocultos al análisis necesario para poner en marcha soluciones. Por eso, comienzo este editorial recomendando a nuestros lectores repasar el número de Crítica titulado Una España empobrecida1. El número que tiene entre sus manos es continuación de aquél, pero habiendo dado un paso más: ofrecer desde diferentes perspectivas las posibilidades que se van perfilando como alternativas a un sistema que ya no sirve si queremos evitar que esta crisis ponga en peligro definitivamente el futuro de la humanidad y del planeta entero.

Según Juan Torres López2, desde los años setenta hasta ahora hemos vivido alrededor de 130 crisis. Lo novedoso de ésta en la que nos encontramos es la inestabilidad financiera –algo que no había sucedido en los treinta años precedentes– y que su magnitud y extensión afectan a todo el planeta. Por lo tanto, es preciso ser conscientes de que nos enfrentamos a una crisis más profunda, compleja y duradera de lo que el discurso político, económico y de los medios de comunicación nos permiten vislumbrar. Estamos ante una crisis que es al mismo tiempo económica, financiera, laboral, social, política, ecológica, climática, energética, alimentaria, democrática, institucional, ética, existencial, etc. Estamos viviendo una época de crisis múltiples que se superponen las unas a las otras y se refuerzan mutuamente, hasta tal punto, que hablamos de una crisis sistémica, es decir que afecta al conjunto del sistema socioeconómico y cultural vigente, e incluso una crisis de valores y de civilización. En esta ocasión, no nos encontramos en un interludio que restaurará a golpe de sacrificio el mundo que conocíamos antes. Se está configurando un nuevo modelo social, ante la mirada atónita de una ciudadanía condenada a padecer pasiva y anónimamente las consecuencias de un empobrecimiento progresivo, una sociedad ninguneada a la que no se le otorga más protagonismo que ser convidada de piedra, pero en la que poco a poco va arraigando una ola de indignación que le permite tomar conciencia de que el futuro del ser humano depende cada vez más de sus propias decisiones.

Esta crisis ha puesto también de manifiesto los perniciosos efectos económicos de un capitalismo globalizado, financiado y sostenido por la ideología neoliberal. Debemos poner punto final a la idolatría del mercado, especialmente del financiero, que ha propiciado la concentración de riqueza en unos pocos. Punto final a un capitalismo derrochador e injusto, generador de inseguridad, desigualdad extrema y explotación manifiesta. Punto final a un sistema que esquilma el planeta y sus recursos tras la búsqueda de una abundancia de mercancías que disfrutarán, una vez más, sólo unos pocos. Punto final a esta dinámica despilfarradora que sirve de justificación a los políticos para la aplicación de mecanismos de ajuste que llaman "austeridad necesaria". Punto final a un sistema neoliberal cuya degradación moral es repugnante, cuyas motivaciones primeras son la codicia, el individualismo y la competitividad. Siendo la codicia la primera fuente de corrupción (malversación, prevaricación y cohecho...), inseguridad y miedo. Punto final al daño humano que todo esto genera: sólo el de-sempleo multiplica por siete el riesgo de padecer una enfermedad mental. La precariedad, el desempleo, la desprotección social y la pérdida de derechos laborales, duramente conquistados en décadas anteriores, acentúan y agudizan la sensación de inferioridad, humillación, fracaso, exclusión, soledad, auto-desprecio y desesperanza.

Las dificultades parecen insuperables. ¿En qué dirección caminar para imprimir a la historia el cambio de rumbo que necesita? Ante la realidad mundial que vivimos sólo caben dos posturas: la de aquellos que al contemplarla se preguntan "¿Por qué?". Y la de aquellos que ante la misma visión se preguntan "¿por qué no?". Elijamos una. ©

1. Una España empobrecida, revista Crítica, número 975, septiembre-octubre de 2011.
2. Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga (España).


 Manuela Aguilera

Directora de la revista Crítica


 

¿Hay alternativas a la crisis?

¿Hay alternativas a la crisis?

La compleja situación actual de crisis y las posibles alternativas para superarla ocupará el monográfico de nuestro número 983, en el que habrá importantes firmas que tratarán este tema desde distintas perspectivas. A parte de un análisis de la situación, se recoge una mirada hacia el futuro.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto