21Septiembre2017

Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Editoriales Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Escrito por: Manuela Aguilera
Marzo - Abril 2014

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión... He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser... Todos esos momentos se perderán en el tiempo... como lágrimas en la lluvia... Estas son la últimas palabras que pronuncia antes de morir el replicante protagonista de la película Blade Runner, del director Ridley Scott; película de culto estrenada en 1982, convertida hoy en un clásico de la ciencia ficción que trata de desentrañar el mito de Prometeo o la impotencia que siente el ser humano al descubrir que su vida no es más que un juguete en manos de los dioses. En este caso, el replicante busca a su creador para que le de un poco más de tiempo ya que está diseñado sólo para vivir cuatro años. Un fascinante film sobre el paso del tiempo, sobre lo que nos hace humanos, sobre la libertad y el amor que les recomiendo vivamente.

Ahora resulta que la percepción del paso del tiempo nos hace humanos y que es el concepto de tiempo el problema más importante con que se enfrenta la ciencia hoy. Pero ¿qué es el tiempo? Todos y todas nos lo hemos preguntado alguna vez. Nos desesperamos en su espera, nos angustiamos con su rapidez y nos obsesionamos con poder detenerlo o simplemente manipularlo. ¿Quién determinó que debía existir semejante abstracción que nos somete a su causa y efecto de forma tan subjetiva que según se goce o se sufra nos parece eterno o simplemente un suspiro? El número de CRÍTICA que tiene entre sus manos trata de dar buena cuenta de todas estas preguntas.

Algunos, especialmente los neurocientíficos, consideran que en nuestro cerebro tenemos varios relojes, cada uno especializado en medir un rango de duración concreto. Uno de ellos es el reloj circadiano, especializado en medir duraciones en torno a las horas del día. Está formado por un núcleo de neuronas situado en el hipotálamo y se encarga del control de nuestros horarios de vigilia y sueño, de alimentación, etc. Este es el famoso reloj que se desajusta cuando hacemos un largo viaje en avión y padecemos el fenómeno conocido como "jetlag". Nuestro cerebro cuenta además con un reloj de milisegundos, capaz de procesar con gran precisión intervalos muy breves. Este cronometraje es muy importante para, entre otras cosas, percibir el habla correctamente (por ejemplo distinguir dos fonemas que se diferencian en una pequeñísima duración), para escuchar música (nos hace percibir el ritmo), o para el control de nuestros movimientos (por ejemplo cuando intentamos capturar una pelota al vuelo). Finalmente, contamos con el reloj cognitivo que se encarga de nuestra experiencia consciente del paso del tiempo, es decir, de la vida y sus etapas. Esas que, de repente, una tarde cualquiera, se presentan ante nosotros y nos recuerdan lo implacable que es el paso del tiempo y lo efímero y frágil que es todo. Incluidos nosotros mismos.

Otros, especialmente los físicos, aluden al tiempo para explicar el universo, del que sigue siendo imposible determinar su origen más allá del tiempo de Planck, considerado el intervalo temporal más pequeño. Saben que surgió con el espacio, y desde entonces se entienden como dos elementos que no subsisten ante la ausencia de uno u otro.

La cuestión es que tanto usted como yo sólo sabemos que en el tiempo se mueve nuestra existencia y que sus efectos son tan palpables en el exterior de las personas, como lo son en el interior El tiempo nos enriquece porque en él reside el complejo capital de nuestra vida. Él nos gasta, nos pule y permanece a nuestro lado hasta el final. Y a veces nos duele porque se instala en la añoranza de aquellos momentos que fueron y ya no son ni podrán ser; o porque a veces, en la vida, lo que viene poco tiene que ver con lo que se esperaba, o simplemente porque sabemos nos deshace.

En nuestra cultura solemos decir que "el tiempo es oro" y lo malgastamos o ahorramos como si de una moneda de cambio se tratara: nos incomoda el retraso de un autobús, los segundos que se demora un semáforo en rojo, los minutos que nos roba hacer la cola en el aparcamiento... vivimos apresurados, sin tiempo que perder, cuando la verdadera vida se encuentra en el tiempo que "perdemos" al pararnos para mirar, escuchar, trabajar humanamente o encontrarnos. El tiempo nunca se pierde, acaba por encontrarnos y devolvernos una imagen certera de quiénes somos o quienes podemos llegar a ser para alcanzar nuestros sueños. Quienes piensen que el paso del tiempo es sólo envejecer habrá perdido su vida como se pierden las "lágrimas en la lluvia". El verdadero regalo que nos depara el tiempo es la oportunidad de crecer.©


Manuela Aguilera 

Directora de la revista Crítica


 

 

El tiempo, una cuestión siempre abierta

El tiempo, una cuestión siempre abierta

El monográfico de éste número trata de definir, medir y pesar aquello que se nos escapa entre los dedos como granos de arena: El tiempo. En toda su amplitud, desde la perspectiva metafísica hasta la social, cultural y humana. Encuentre una fotografía de cómo pasa el tiempo a través del ser humano.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto