Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Editoriales Para qué sirve una Constitución

Para qué sirve una Constitución

Mayo - Junio 2012

A propósito del bicentenario de la Constitución de 1812 -llamada popularmente "La Pepa" porque fue promulgada por las Cortes Generales de España el día de San José-, la revista Crítica se adentra con este número en la actual Constitución Española, de cuya aprobación en referéndum han transcurrido ya 34 años.

La historia constitucional de España se construye entre catorce normas básicas, desde la autoproclamada Constitución de Bayona de 1808 hasta la actual Carta Magna de 1978 y aunque pueda darse que algunos lectores y eruditos no estén de acuerdo conmigo, considero que nuestra actual Constitución es la única que, verdaderamente, se puede calificar como tal, al ser la primera redactada por una comisión plural donde estaban representadas diferentes ideologías y la única que el pueblo español ha ratificado en referéndum por mayoría (salvo en Euskadi, donde triunfó la abstención). Los anteriores textos fueron impuestos, en cada época, o bien por Napoleón, o por dictadores locales, monarcas absolutistas o por el partido político de turno, buscando todos ellos imponer sus propias ideas. De ahí que nuestra historia constitucional siempre se haya caracterizado por una alternancia ideológica: a un texto conservador le seguía otro progresista y a éste, de nuevo, otro conservador. En definitiva, un constitucionalismo parcial y poco integrador.

Ciertamente, a esta Constitución le debemos nuestra actual convivencia en libertad, la articulación de nuestra pluralidad y diversidad territorial, la garantía de los deberes y derechos ciudadanos, la voluntad de incluir a todos amparando las distintas concepciones ideológicas y la alternancia de Gobiernos de distinto signo, por tanto, ésta es una Constitución ante la que nadie puede arrogarse la exclusiva propiedad, ni tampoco rechazarla como ajena. Pero nuestra Carta magna vive sus horas más bajas.

Si como escribió Carl Schmitt, "la Constitución es la concreta manera de ser de cualquier unidad política existente"1, es natural que desde diversos frentes se pida su reforma, no porque sus logros hasta ahora no sean evidentes, sino para poder adaptarla a la nueva situación en la que nos encontramos, muy diferente a la de los años 70 en modos de ser y de convivir; para adaptarla, también, a una integración Europea que ha supuesto que el pueblo español, en decisiones decisivas, ya no sea soberano como afirma el artículo 2 de la misma, sino que esté al ventestate2 de lo que dicte Bruselas u ordene Berlín; y para solventar los problemas que desde el principio no se solventaron: la imprecisión de conceptos y la ambigüedad e incoherencia de algunos de sus preceptos, por no hablar del mediocre castellano con el que fue escrita. Por tanto, una Norma Fundamental no puede ser nunca vista como un conjunto de "dogmas" sino como un conjunto de normas que se deben ir acoplando a los cambios históricos que el Estado Constitucional experimenta.

Considero que una Constitución no debe jamás ser rígida, pero sí unívoca. La nuestra está plagada de contradicciones y lagunas. Por ejemplo, es la única Ley de Leyes que constitucionaliza algo discrecional como el sufragio proporcional para la elección de diputados (art. 66.3), lo que potencia a las oligarquías partidistas que hasta ahora han concurrido con listas cerradas a las elecciones; deja en la más absoluta ambigüedad los poderes del monarca y la sucesión al trono; habla de la "independencia" del poder judicial (art. 117) y más adelante que ha de "someterse" al poder legislativo (¿?); confunde nación con nacionalidad (el primero es un concepto político, mientras que el segundo es cultural)... Pero las muy numerosas críticas puntuales se convierten en secundarias si se las compara con las que provoca el modelo de Estado de las Autonomías... Y, mientras tanto, la gente de a pié, es decir, ustedes, y yo, y todos, experimentamos cómo los derechos fundamentales que la Carta Magna protege y reconoce se están convirtiendo en papel mojado o bien habitan en el limbo: derecho a una vivienda digna, derecho al trabajo, derecho a la vida, igualdad en el acceso a la educación... Y porque, por todo ello, estamos más quemados que el mapa de Bonanza miramos a la Constitución con hartura, indiferencia y desdén. Y eso es lo peligroso.©

1. Schmitt, Carl: Teoría de la Constitución, trad. esp. 1949.
2.Al ventestate, expresión popular que significa "estar abierto a" o "estar a la intemperie".


 

Manuela Aguilera

Directora de la revista Crítica

¿La Constitución de todos?

¿La Constitución de todos?

Retos del modelo autonómico en la Constitución, el derecho a la educación, al trabajo y a la sanidad, iglesia y religión en las constituciones españolas, en definitiva, a propósito del bicentenario de la Constitución de 1812, llamada popularmente "La Pepa", Crítica hace un repaso a lo que supone y representa el texto constitucional.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto