18Septiembre2019

Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Editoriales Hijos de nadie

Hijos de nadie

Escrito por: Manuela Aguilera
Noviembre - Diciembre 2011

Los medios de comunicación tienden a bombardearnos con imágenes de niños y niñas de todo el planeta en situaciones extremas de marginación, trabajo infantil, niños soldados, explotación sexual… Y, en España, aunque nos parezca irreal, la tasa de pobreza de los menores de 16 años sigue siendo superior a la tasa del resto de la Unión Europea. Y junto con España, comparten tal vergüenza Italia, Portugal y Reino Unido.

El número de menores condenados por sentencia firme aumentó en nuestro país un 3,8% en 2010; el 84,1% fueron varones y el 15,9% mujeres. Tres de cada cuatro era de nacionalidad española. Los delitos de mayor incidencia fueron los robos. Por otra parte, los delitos de violencia doméstica, en los que las víctimas son los padres, han aumentado casi en un 300%. A raíz de estos datos cabe preguntarse: ¿Nuestras políticas de atención a los menores son eficaces? ¿Lo son nuestras leyes de protección al Menor y a las familias? Invitamos a nuestros lectores con este nuevo número de Crítica a realizar con nosotros esta reflexión con el doble fin de recordarnos nuestra responsabilidad y como llamamiento a la acción cuando se detecten injusticias y violaciones de los derechos con el sector más frágil de nuestra sociedad, es decir, tanto con los hijos de la pobreza y de la exclusión social, como con los hijos de la comodidad, el vacío, la soledad y el consumo. En su mayoría hijos de nadie, en definitiva.

La situación de los menores y las consiguientes políticas de actuación se han convertido en centros de un gran debate social. Por desgracia, el debate está atravesando por muchas confusiones y un gran populismo. Pocas veces este debate es suficientemente sereno como para aproximarse a la situación de los chicos y chicas, desde la óptica del respeto a sus derechos. De otro lado, nos encontramos con una buena parte de la sociedad que, de manera un tanto hipócrita, se escandaliza ante los graves y excepcionales casos que airean los medios de comunicación; se moviliza a base de campañas demagógicas, y, en cambio, en el día a día, son incapaces de ser referentes sólidos de sus propios hijos.

¿Cómo resolver satisfactoriamente los conflictos que afectan a los menores? Probablemente habría que volver la sociedad del revés, porque lo primero de lo que hay que protegerles es de la sociedad en la que viven. Un sistema social adorador del becerro de oro –o mejor, del oro del becerro–, donde el valor más preciado es el dinero, no importa cómo se consiga, a costa de lo que sea; donde la injusticia y la desigualdad están plenamente asumidas y justificadas; una sociedad competitiva y agresiva, en la que el pluralismo y el diálogo difícilmente tienen cabida; donde el éxito fácil, el individualismo, el sálvese quien pueda, el machismo y la violencia ya ni siquiera incomodan a muchos.

Según informes de las Administraciones españolas, casi dos millones de mujeres son maltratadas por sus parejas. Eso quiere decir que esa misma cantidad de niños y niñas viven en un ambiente de maltrato. El 33 % de los hijos de las mujeres maltratadas son también maltratados físicamente. El 70% sufren grave maltrato psicológico. Y el 1% abusos sexuales. El 90% de los niños violentos y agresores, han sufrido a su vez la violencia e incluso abusos sexuales.

Escribiendo estas letras imagino la mirada temprana de cualquiera de estos niños, una mirada limpia y sin doblez. Antes de que los castigaran y agredieran por decir la verdad. Antes de que les señalaran un camino sesgado en busca de la máscara tras la que debían ocultarse. Antes de que aprendiesen a disimular su inocencia, porque resultaba molesta y casi insoportable al maltratador, o al machista, o al agresivo padre o madre que les tocó en suerte. Antes de aquel día en el que empezaron a ocultarse y defenderse con engaños. Antes de ser arrastrados a un fin que no deseaban porque era más sensato asimilarse a la horda de los que tenían a su alrededor. Antes de sacar a la calle el niño lleno de miedos, de desprecios acumulados, de agresividad contenida en el que se convirtieron.

Las personas bien criadas son aquellas que han saboreado la leche de la humana ternura, según una hermosa expresión de Shakespeare. El ser humano necesita el cultivo personal para hacerse, lo que quiere decir que dependiendo del entorno social en el que crezca así se configurará. Nuestra sociedad ha implantado y desarrollado una ley penal del menor, unos juzgados penales de menores y unas cárceles para niños, para que éstos, los mal criados, se enderecen, se reeduquen, se reinserten; para que los niños marginados, abandonados, violentos y delincuentes no molesten. El cinismo social quiere hacernos creer que todo eso es por su bien. Pero no cuela. El error más burdo es culpabilizar a las víctimas, hacer responsables a los niños, adolescentes y a sus familias de sus propias carencias. Pero no es posible culpabilizarles de su mala crianza, de la mala leche, carente de ternura y humanidad, que les han hecho mamar.©


Manuela Aguilera

Directora de la revista


 

 

Los menores en España

Los menores en España

Monográfico dedicado a la situación de los menores en España, desde la perspectiva de diversos especialistas y estudiosos de diferentes campos profesionales, se pone de relieve cuál es la realidad que viven hoy los menores en nuestro país. Con ello esperamos dar protagonismo a aquellos más indefensos en nuestra sociedad y hacer visible la situación precaria en la que se encuentran muchos niños/as y adolescentes que viven en un entorno hostil, tanto educativo, como jurídico, como social.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto