18Septiembre2019

Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Editoriales Con la soga al cuello

Con la soga al cuello

Escrito por: Manuela Aguilera
Septiembre - Octubre 2011

La pobreza y un futuro incierto afectan cada día a millones de personas, producto de la crisis de todo un modelo económico falto de escrúpulos y de ética.

En este número de la revista Crítica centramos la atención en las personas que están siendo victimas de la crisis en un escenario altamente corrosivo para el digno desarrollo de la vida de cinco millones de personas que no tienen trabajo en nuestro país; para las casi 300.000 familias a las que los bancos han dejado sin vivienda; para los dos millones de personas a los que ya ni les queda el subsidio; para los inmigrantes que han pasado de un contrato “basura” a un “no contrato”; para las mujeres, especialmente las que tienen cargas familiares; para los pensionistas que no llegan al salario mínimo; para ese 40% de jóvenes desesperados que no saben cómo salir de la espiral del paro y, como no, a esa castigada clase media trabajadora a la que, aún manteniendo todavía su puesto de trabajo, se la ha despojado de sus más elementales derechos laborales, demoliendo, así, siglos de lucha, no respetando sus tiempos de descanso, cargándo a los trabajadores con jornadas insufribles y congelando sus sueldos sine die… En fin, para los que soportan cada día toda clase de atropellos contra los derechos fundamentales en un sistema esclavizador y perverso.

Por su parte, las estadísticas nos dicen que las medidas establecidas en la reforma laboral dictada por el gobierno no han dado resultado sino que han supuesto un paso más en la consolidación de la pobreza. Hemos visto con preocupación las millonarias subvenciones a la banca, mientras los desahucios se contaban por miles y las personas buscaban qué comer entre la basura de las supermercados, el aumento imparable de impuestos, el aumento del precio de servicios básicos tales como la luz y el agua, el aumento del IVA, el aumento de tasas universitarias y que un 20 por ciento más de familias se están viendo obligadas a mendigar para subsistir, según Cáritas. Y lo que nos queda… Pero ni ésta es la única crisis ni la sufrimos solos. La “crisis financiera” no hace sino evidenciar otras crisis más profundas del actual modelo económico mundial, sobre las que se quiere pasar de puntillas pero que condicionan la vida de miles de millones de personas (de hecho dos terceras partes de la humanidad viven en permanente crisis). Como muestra, ahí están los datos del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, según los cuales hemos conseguido un record vergonzoso: este año hay en el mundo más personas hambrientas que nunca -¡1.020 millones!- y la ayuda humanitaria se sitúa en su nivel más bajo en 20 años. Para muestra un botón: los presupuestos de las Comunidades Autónomas en ayuda al desarrollo para los años 2010 y 2011 se han reducido un 22% respecto al 2009, según los datos recogidos por Intermón Oxfam.

La pobreza, la inseguridad, el abuso y la ausencia de futuro están generando una sensación de fatalidad, de impotencia y, lo peor, de conformidad. Empezamos a ver como “normal” esta situación. Se nos está imponiendo una manera de pensar, unos valores y unas formas de vida caracterizados por el individualismo y la falta de conciencia social ante la cual no importa perder todo tipo de derechos.

Hay que salir de ese círculo. Primero, tomando conciencia de esta realidad. Segundo, no tolerándola. Esta crisis no es un hecho natural o casual. Es la consecuencia de una economía que en vez de centrarse en el beneficio de la sociedad y de las personas, se ha centrado en la acumulación de riqueza y en la especulación, sin importar las consecuencias. El mundo se ha convertido en un gran taller que produce para que podamos consumir, a fin de que podamos seguir produciendo… y la ciencia económica, más que una ciencia es la teología de una nueva religión que es el consumo. Una religión que tiene mucho de opio del pueblo (Marx), mentira que ataca la vida (Nietzsche) e ilusión infantil (Freud). Un autoengaño que ahora nos pasa factura. Baste un ejemplo: según la OCDE, entre 1995 y 2005, las empresas españolas aumentaron sus beneficios en un 73%; los costes laborales crecieron un 3,7%; y los salarios perdieron un 4% de poder adquisitivo. Vergonzoso.

Desde la cercanía compasiva al dolor de los empobrecidos, los cristianos debemos gritar de indignación ante los adoradores del becerro de oro y recordarles a los sumos sacerdotes del mercado y a los implicados en la ceremonia del culto al dios Mamón, que se les está acabando el tiempo de exigir la sangre de más víctimas inocentes para seguir alimentando los graneros del rico Epulón.

Por último, desde esta revista denunciamos la organización del trabajo que “utiliza” a las personas como simples instrumentos y nos comprometemos a combatir la “resignación”. Es fundamental tomar conciencia de nuestro protagonismo socio-económico y concebir la participación ciudadana como un derecho irrenunciable. La democracia económica no puede ser responsabilidad exclusiva de las instituciones públicas ni de los políticos. Nosotros y nosotras hacemos economía todos los días. Se trata de actuar en consecuencia con nuestros valores.©


Manuela Aguilera

Directora de la revista Crítica


 

 

Una España empobrecida

Una España empobrecida

La pobreza en España estudiada desde una perspectiva multidisciplinar. Como es habitual, grandes firmas, expertos y reconocidos profesores y estudiosos nos ayudan a comprender esta realidad tan cercana a nosotros y a la vez tan lejana pero que sin embargo, debido a la situación económica actual, cada vez afecta o acecha a un número mayor de personas.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto