21Septiembre2019

Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Editoriales Presente y futuro de los derechos culturales

Presente y futuro de los derechos culturales

Escrito por: Manuela Aguilera
Marzo 2008

Los Derechos Económicos, Sociales y Culturales hablan de cuestiones tan básicas para el desarrollo y la dignidad humana como la alimentación, la salud, la vivienda, el trabajo, los salarios, el derecho de sindicación y de huelga, la educación, la libertad para crear y dirigir instituciones de enseñanza, la igualdad entre hombres y mujeres, la protección de niños y adolescentes, la libertad para la investigación científica y para la actividad creativa… y un largo etcétera.

El reconocimiento de estos derechos no es un mero catálogo de buenas intenciones por parte de los Estados. Son derechos que se derivan directamente de tratados internacionales como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU1 (1966) y las normas establecidas por organismos especializados como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Sin embargo, de todos ellos, los derechos culturales son los menos desarrollados en lo que atañe a su alcance, contenido jurídico y posibilidad de hacerlos respetar. Estos derechos son tratados como los “parientes pobres” de los derechos humanos y con mucha frecuencia son completamente olvidados. Resulta difícil encontrar una Constitución en el mundo que contenga un capítulo que trate exhaustivamente de los derechos culturales, es decir, que hable de las libertades de creación artística, científica y de comunicación cultural, de los derechos de autor, el derecho de acceso a la cultura, el derecho a la identidad y a la diferencia cultural, el derecho a la conservación del patrimonio cultural, derecho a la educación, a la religión y a la expresión…

¿Cuáles son las razones por las que los Estados demuestran tantas reservas con relación con los derechos culturales? Son múltiples. Los derechos culturales están dispersos en un gran número de instrumentos, tanto universales como regionales, aprobados por las Naciones Unidas y por los organismos especializados. La carencia de un tratado de codificación o declaración da lugar a diversas formas de articularlos y agruparlos.

En segundo lugar, la división entre las diferentes categorías de derechos humanos –civiles, políticos, económicos, sociales y culturales– no implica que una sea más importante que otra, los derechos humanos son interdependientes e indivisibles, pero muchos no lo entienden así y consideran que mientras no se hayan garantizado los derechos más básicos no vale la pena normativizar otros.

El alcance de los derechos culturales depende, también, de la comprensión del término “cultura”. El significado de cultura he evolucionado desde un concepto elitista restringido que incluía especialmente las artes y la literatura, hasta un concepto más amplio. La cultura ya no se considera sólo un producto de consumo o algo que se adquiere. Al contrario, se considera expresión de la identidad de los individuos y de las comunidades, de los rasgos distintivos y de las maneras de pensar, incluidas tradiciones, creencias y estilos de vida.

Por último, entre las grandes reticencias que provocan los derechos culturales han de mencionarse los temores y sospechas que abrigan los Estados aque el reconocimiento del derecho a las diferentes identidades culturales, en particular las minorías y los pueblos indígenas, pueda fomentar la tendencia a la secesión y poner en peligro la unidad nacional. Por esa razón, hubo oposición a que se introdujeran los derechos culturales en la Carta de las Naciones Unidas durante la Conferencia de San Francisco. Tampoco los derechos culturales de las personas pertenecientes a minorías se mencionan en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Sólo se reconocieron en el Artículo 27 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en 1996.

Con este nuevo monográfico de Crítica queremos aportar una reflexión que entra en la problemática conceptual y doctrinal de los derechos culturales. Derechos que no son nuevos, no son derechos de “tercera generación”, sino que han sido parte integrante de los derechos humanos desde la aparición de éstos a mediados del siglo XX. Por tanto, es lógico pedir a los poderes públicos que los respeten, protejan y hagan cumplir. Además, algunas de las manifestaciones de estos derechos culturales, como los derechos colectivos o el desarrollo de las sociedades multiculturales se han convertido en el cabo de las tempestades de los derechos humanos y esto les confiere, ineludiblemente, una rabiosa actualidad.©

1 El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales es un tratado multilateral general que reconoce y especifica estos derechos y establece mecanismos para su protección y garantía. Fue adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 16 de diciembre de 1966 y entró en vigor el 3 de enero de 1976. Actualmente forman parte del Pacto 157 Estados.


Manuela Aguilera

Directora de la revista Crítica


 

 

Presente y futuro de los Derechos Culturales

Presente y futuro de los Derechos Culturales

Éste número cuenta con firmas como las de: Juan Carlos Gimeno Martín, del departamento de Antropología Social y Pensamiento Filosófico Español de la Universidad Autónoma de Madrid; Fernando Vicario Leal, asesor en Cultura y Desarrollo en la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID); Marta Cirujano, experta en Género y Cultura, de la Asociación Proyecta y cooperante de AIETI en Ecuador, entre otras.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto