Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Monográfico Análisis Menores en Riesgo de pobreza en España

Menores en Riesgo de pobreza en España

Escrito por: Olga Cantó Sánchez
Noviembre - Diciembre 2011

El objetivo de este trabajo es presentar un análisis actualizado sobre el riesgo de pobreza de los menores en España según su territorio de residencia y analizando las tres dimensiones básicas de la pobreza monetaria: su incidencia en diferentes grupos de población, su intensidad y el grado de desigualdad de rentas entre los menores que conviven en familias pobres. Este análisis nos permite, por un lado, comprobar en qué medida, los menores que viven en nuestro país se enfrentan a diferentes riesgos de pobreza según su Comunidad Autónoma de residencia y, por otro lado, nos describe la evolución del riesgo de pobreza en nuestro país en los últimos años.

Varios estudios empíricos concluyen que las consecuencias de experimentar pobreza durante la infancia tienden a persistir a lo largo de la vida del individuo. En este sentido, un trabajo reciente de Figari et al. (2009) subraya la importancia de la evidencia que ofrecen Ermisch et al. (2001) sobre la desventaja que sufren en su vida adulta los niños que crecen en familias pobres y que se refleja en la calidad de sus empleos, en la educación que alcanzan, en la salud y, en general, en su situación social. Otros trabajos, como Magnuson y Votruba-Drzal (2009), inciden también en eso y, además, explican que cuando la pobreza es intensa y persistente en el tiempo, hay indicios para pensar que el ambiente familiar se deteriora a través de una menor inversión de tiempo y recursos de los adultos en los niños, lo que inevitablemente genera un menor capital social para el futuro.

El análisis del nivel y la evolución de la pobreza infantil en países ricos ha empezado a suscitar un mayor interés tras la constatación de que, a pesar de su alto nivel de renta per cápita, algunos países de la OCDE registran tasas altas de pobreza infantil que, en ciertos casos, son incluso crecientes a lo largo de los últimos años (UNICEF, 2005). En España, el fuerte crecimiento del empleo y la reducción de la tasa de pobreza de los sustentadores principales del hogar y del número de niños en hogares sin empleo desde mediados de los años noventa del pasado siglo hasta finales del año 2007, no ha evitado que la tasa de pobreza infantil se mantuviese por encima del 20 por ciento. Ayala et al. (2006) y Ayala y Cantó (2009) indican que la brecha de pobreza que existía a lo largo de los años noventa entre hogares con y sin hijos
en España se ha mantenido estable durante la primera década de este siglo. De hecho, nuestro país es uno de los miembros de la Unión Europea de los 15 donde el nivel de pobreza infantil ha sido más alto en la última década; de manera que la mejora de la situación laboral de los adultos del hogar durante el periodo de bonanza económica no se ha reflejado en una mejora observable del bienestar económico de los niños.

En este trabajo analizamos la situación de pobreza infantil en España por territorios utilizando la información de ingreso de las familias. La estructura del trabajo es la siguiente. En primer lugar, en la próxima sección presentamos el grado de incidencia de la pobreza infantil en España en comparación con la Unión Europea de los 15 e identificamos las Comunidades Autónomas en las que se concentra esta pobreza. Posteriormente, en la sección 2 analizamos la severidad de la pobreza infantil por territorios haciendo también una estimación global del coste de erradicarla. Finalmente, en esta misma sección, presentamos un indicador de pobreza infantil por regiones que tiene en cuenta la incidencia y la intensidad de la pobreza infantil y también la desigualdad de rentas entre los menores que conviven en los hogares más pobres. En la última sección presentamos las principales conclusiones de todo el análisis.

Evolución de la incidencia de pobreza infantil por territorios

Con el objetivo de erradicar la pobreza infantil en el medio plazo, resulta evidente que analizar su incidencia en la población, conocer su evolución a lo largo del tiempo y entender cuáles son los factores que la explican es muy relevante. Diversos organismos internacionales, como UNICEF o la Comisión Europea, han elaborado informes específicos sobre la situación de pobreza infantil en países desarrollados (véanse por ejemplo, UNICEF, 2005, 2010a y 2010b o Comisión Europea, 2008 y 2010).

En primer lugar es necesario delimitar qué entendemos por pobreza infantil. Debe quedar claro que, en general, los niños son pobres en la medida que lo son las familias en las que viven, por lo que la pobreza infantil está íntimamente vinculada a la pobreza de los hogares con niños. La pobreza objeto de análisis puede centrarse en la pobreza monetaria o financiera, entendida como la carencia de recursos económicos suficientes en el hogar. Esto implica establecer un umbral de recursos del hogar (renta o gasto) por debajo del cual los niños que conviven en el hogar son considerados pobres, pudiendo ser este umbral medido en términos absolutos (lo necesario para adquirir una determinada cesta de bienes) o relativos a la sociedad en la que se vive (un porcentaje de la renta media o mediana, generalmente el 60 por ciento de esta última). Este último criterio es el más habitual en la Unión Europea, y es el empleado por EUROSTAT y UNICEF en sus mediciones habituales. Sin embargo, es necesario destacar que la pobreza infantil suele también entenderse en un sentido más amplio, de carácter multidimensional, de manera que es preciso analizar no sólo la carencia de recursos económicos sino también la privación directa de ciertos bienes o servicios básicos (enfoque de la privación), o incluso abarcar las carencias en las relaciones sociales (enfoque de la exclusión social).

Los cambios políticos y socioeconómicos ocurridos en nuestro país en las últimas décadas fueron acompañados de mejoras muy sustanciales de muchos de los principales indicadores de bienestar infantil, como las tasas de mortalidad o de escolarización y otros indicadores materiales relacionados con las posibilidades de los niños de acceder a diferentes bienes de consumo –véanse algunos resultados en Cantó y Mercader-Prats (2002)– reflejando la transición española hacia una sociedad desarrollada. Estas mejoras en las condiciones de vida de los niños, sin embargo, no garantizan, por sí solas, que éstos se hayan beneficiado en la misma medida que el resto de la población del progreso económico experimentado en ese tiempo. Para poder determinar esto último es preciso adoptar un enfoque de carácter relativo.

Los datos más recientes acerca de la dimensión de la pobreza infantil en nuestro país indican que el riesgo de pobreza de los menores es mayor que el del resto de la población y que, en términos comparativos, es uno de los más elevados de la Unión Europea de los 27. Esta evidencia empírica pone de relieve que las características que definen la pobreza infantil en España no son en absoluto universales. Así, en algunos países como Finlandia, Dinamarca, Suecia, Alemania, Austria o la República Checa la pobreza infantil tiene una baja incidencia. En contraste, como se puede apreciar en el Gráfico 1, España se sitúa en el grupo de países europeos donde el riesgo de pobreza de los menores es más alto.

Gráfico 1. Tasas de Pobreza infantil en Europa: 2009
Fuente: EUROSTAT.
Nota: La línea de pobreza se sitúa en el 60% de la mediana de renta equivalente (escala OCDE modificada). Se clasifican como niños a todos los individuos de la población cuya edad es inferior a 18 años.

El Gráfico 2 presenta la evolución de este riesgo de pobreza frente al de otros grupos de edad y constata la resistencia de la tasa de pobreza infantil a reducirse durante todo el periodo de bonanza económica. Además, este gráfico nos alerta de un empeoramiento de la tasa de pobreza infantil en 2010 que parece consecuencia del impacto diferencial de la crisis económica sobre los hogares jóvenes con hijos. Esta situación se confirma para las rentas del año corriente según los resultados provisionales del Instituto Nacional de Estadística (INE) , ya que la tasa de pobreza de los menores de 16 años se volvió a incrementar en 1.2 puntos entre 2010 y 2011.

Gráfico 2. Tasas de Pobreza en España: 1994-2010
Fuente: Construcción propia utilizando PHOGUE para el periodo 1994-2001 y datos de EUROSTAT - EU-SILC a partir de 2004.
Nota: La línea de pobreza se sitúa en el 60% de la mediana de renta equivalente (escala OCDE modificada). Se clasifican como niños a todos los individuos de la población cuya edad es inferior a 18 años.

En el Gráfico 3 presentamos las tasas de pobreza infantil de los menores según su territorio de residencia en 2008 y 2009. Estos primeros resultados nos dibujan un mapa de España en el que este riesgo resulta ser distinto por territorios. En primer lugar, un grupo de 6 comunidades autónomas (Extremadura, Región de Murcia, La Rioja, Andalucía, Canarias y Castilla-La Mancha) presentan tasas de pobreza infantil por encima de la media española. En concreto, estas seis comunidades, tanto en 2008 como en 2009, registran tasas de pobreza infantil que superan el 25 por ciento. Un segundo grupo de comunidades autónomas se perfilan, en cambio, como territorios con una tasa de pobreza infantil más baja que la de la media española: Navarra, País Vasco, Aragón, Asturias, Madrid, Cataluña, Cantabria y Castilla y León. Entre estas comunidades, las de Navarra, País Vasco y Aragón registran una tasa de pobreza infantil especialmente baja: la mitad de la tasa media española.

Gráfico 3. Tasa de pobreza infantil en las Comunidades Autónomas Españolas utilizando un umbral estatal, ingreso: 2008 y 2009
Fuente: Construcción propia utilizando Encuesta en Copndiciones de Vida 2008- 2009

Si optamos por utilizar un umbral de pobreza de carácter autonómico y cambiamos la línea de pobreza de referencia, dando mayor protagonismo a la distribución de la renta entre familias con y sin hijos dentro de cada región, observamos que La Rioja y la Región de Murcia se mantienen en el grupo que registra mayores niveles de pobreza infantil. En contraste, la comunidad de Madrid, con este umbral alternativo, pasa a formar parte del grupo de regiones con una tasa de pobreza infantil más alta y, en cambio, Extremadura, y también Galicia en 2008, se unen a este grupo de comunidades con tasas de pobreza infantil inferiores a la tasa estatal. Lo que esto nos indica es que en la Comunidad de Madrid, la tasa de pobreza con un umbral estatal resulta ser relativamente baja por la potente influencia del nivel de renta media equivalente de las familias en esta región en el contexto estatal. En cambio, cuando consideramos un umbral de pobreza autonómico y, por tanto, comparamos estrictamente la situación de las familias con hijos de las que no los tienen en este territorio, el riesgo de pobreza de las familias con menores es significativamente más alto que el de aquellas familias que no los tienen. Los casos de Extremadura y Galicia son justamente opuestos, ya que el riesgo de pobreza de las familias con menores en esas comunidades cae significativamente cuando pasamos de un umbral estatal a uno autonómico.

Gráfico 4. Tasa de pobreza infantil en las Comunidades Autónomas Españolas utilizando un umbral regional, ingreso: 2008 y 2009
Fuente: Construcción propia utilizando Encuesta de Condiciones de Vida 2008 y 2009.

Evolución de la privación y la intensidad y desigualdad de la pobreza infantil por territorios

Para completar el análisis de la pobreza económica es interesante analizar la severidad del fenómeno y tener en cuenta no sólo cuántos de los menores españoles están en riesgo de pobreza sino también la intensidad de ésta, es decir, la dimensión de la brecha entre la renta del hogar y el umbral de pobreza. Así, podremos evaluar el volumen de renta que sería necesario transferir a los hogares pobres para eliminar la pobreza. Este concepto se conoce como brecha de pobreza y se calcula como la distancia, en términos de renta, que separa a los individuos pobres del umbral de pobreza considerado (que supone, por ejemplo, unos 16.700 euros anuales para una familia de dos adultos y dos hijos en 2009). La intensidad la podemos medir tanto de forma agregada como en términos absolutos. Así, por ejemplo, el total de recursos que deberíamos transferir a los pobres para erradicar la pobreza en España en 2009 sería de algo más de 26.000 millones de euros: unos 15.000 irían destinados a hogares con menores y unos 11.000 se destinarían al resto de la población. Esta cifra relativa a los hogares con menores supondría algo más del 2 por ciento del total de renta disponible de todos los hogares en España en 2009 según la Encuesta de Condiciones de Vida . Si relativizamos la cantidad anterior, tomando como referencia la renta final resultante de los pobres al dejar de serlo, obtenemos un índice, I (Income gap ratio) que nos indica la severidad o intensidad de la pobreza en función de la severidad más alta posible, es decir, el caso en que todos los pobres tuviesen renta cero. Este índice resulta ser de algo más de un 36 por ciento en nuestro país. De todos modos, si distinguimos entre hogares con menores y del resto, la severidad de la pobreza es ligeramente más alta en los primeros: el 40 por ciento para los hogares con menores frente a un 33 por ciento para los hogares sin menores.

Calculamos este índice I de severidad de la pobreza por regiones y lo presentamos junto con la tasa de pobreza anterior en el Gráfico 5. Como podemos apreciar, no todas las regiones con un mayor número de menores pobres son las que presentan una mayor severidad de la pobreza infantil. Así, los menores que viven en comunidades como Castilla-La Mancha, Región de Murcia, Canarias, Andalucía y Navarra, que son territorios con tasas de pobreza infantil de muy diferente grado, experimentan todos ellos brechas de pobreza importantes y, por lo tanto, sufren una pobreza particularmente severa.

Gráfico 5. Incidencia y severidad de la pobreza infantil en las Comunidades Autónomas Españolas utilizando un umbral regional, ingreso: 2009
Fuente: Construcción propia utilizando Encuesta de Condiciones de Vida 2009.

El problema del índice I de severidad de la pobreza, como señalan Gradín y Del Río (2001) es que es indiferente a la proporción que representan los menores pobres en el total de la población infantil, justamente a la inversa de lo que sucedía con el indicador de pobreza, por lo que habitualmente se utiliza un índice que combina la información de ambos. A este índice se le conoce como HI o Poverty gap ratio y resulta de calcular el producto entre el riesgo de pobreza y su severidad. Este índice mide el cociente entre la cantidad de renta que sería necesaria para situar a todos los menores pobres sobre la línea de pobreza y el total de renta que supondría que toda la población tuviera el mismo nivel de renta igual al umbral de pobreza.

Finalmente, es importante señalar que los índices anteriores no incorporan un tercer aspecto importante en el análisis de la pobreza: la desigualdad de renta entre los pobres. Para incorporar esta dimensión debemos utilizar índices que, aun a costa de perder sencillez, logran corregir este problema. En el Gráfico 6 incorporamos esa información relativa a la desigualdad de rentas de los menores en hogares pobres a la vez que tenemos en cuenta tanto la incidencia de la pobreza como su severidad. Los resultados indican que al incorporar al análisis las tres dimensiones de la pobreza: la incidencia, la intensidad y la desigualdad de rentas entre los pobres, la Región de Murcia y Castilla- La Mancha son las regiones españolas que presentan una de las peores situaciones en términos de pobreza infantil. En contraste, una comunidad como Extremadura, que tenía una incidencia de la pobreza infantil intermedia (utilizando el umbral regional), se sitúa ahora, junto con Asturias, entre las regiones con mejores resultados. Este cambio se produce como consecuencia de que en estas comunidades se registra una menor severidad de la pobreza infantil y una menor desigualdad entre las rentas de los menores pobres que en otras regiones españolas.

Conclusiones

En este trabajo hemos presentado un análisis actualizado sobre el riesgo de pobreza de los menores en España según su territorio de residencia y analizando las tres dimensiones básicas de la pobreza monetaria: su incidencia en diferentes grupos de población, su intensidad y el grado de desigualdad de rentas entre los menores que conviven en familias pobres. Este análisis nos permite, por un lado, comprobar en qué medida, los menores que viven en nuestro país se enfrentan a diferentes riesgos de pobreza según su Comunidad Autónoma de residencia y, por otro lado, nos describe la evolución del riesgo de pobreza en nuestro país en los últimos años.

Gráfico 6. Incidencia, severidad y desigualdad entre las rentas de las familias pobres con menores en las Comunidades Autónomas Españolas utilizando un umbral regional, ingreso: 2009
Fuente: Construcción propia utilizando Encuesta de Condiciones de Vida 2009.

Los resultados del análisis nos indican que el riesgo de pobreza de los menores en nuestro país ha sido alto desde hace una década y, en los últimos dos años está aumentando aún más como consecuencia del impacto diferencial de la crisis económica sobre los hogares jóvenes con hijos. Por regiones observamos una amplia variedad de riesgos de pobreza con territorios donde este riesgo es claramente más bajo que en el resto del país como Navarra, País Vasco, Aragón o Asturias, con cualquier umbral de referencia (estatal o autonómico), y territorios como Castilla-La Mancha, Región de Murcia o La Rioja donde el riesgo de pobreza infantil está claramente por encima del que se registra en el resto de regiones. Es interesante subrayar que hay tres comunidades autónomas cuyos resultados cambian significativamente si consideramos un umbral regional en lugar de uno estatal, reflejando la influencia del nivel de renta equivalente y de la distribución de esa renta por tipos de hogar. Estas comunidades son Madrid, Galicia y Extremadura. En el primer caso, el riesgo de pobreza de los menores con un umbral estatal es relativamente bajo, lo que parece ligado al mayor nivel de renta media equivalente de los hogares con hijos en esta comunidad mientras que, en cambio, el riesgo registrado con un umbral autonómico sitúa a esta región entre aquellos territorios en los que un hogar con hijos experimenta un mayor riesgo de pobreza.

Extremadura y Galicia resultan ser casos opuestos a la Comunidad de Madrid. En concreto, la primera se sitúa entre las comunidades con mayor riesgo de pobreza infantil utilizando un umbral estatal pero alcanza una posición intermedia cuando utilizamos un umbral autonómico y comparamos la situación de los hogares con hijos con el resto de la población.

En cuanto a la severidad de la pobreza infantil, concluimos que no en todos los casos son las regiones con mayor número de pobres las que presentan una mayor severidad de la pobreza. Es cierto que territorios como la Región de Murcia registran tanto altas tasas de pobreza infantil como una alta severidad de la pobreza de los hogares con hijos, pero también se observa que una comunidad como Navarra, con riesgo de pobreza infantil bajo, registra una alta severidad de la pobreza en este colectivo. Si utilizamos un indicador completo que tenga en cuenta tanto la incidencia como la intensidad y la desigualdad de renta entre los pobreza, el riesgo de pobreza para los hogares con hijos en 2009 es particularmente alto en las comunidades de la Región de Murcia y Castilla- La Mancha. ©

NOTAS

1. La autora desea agradecer la financiación del Ministerio de Ciencia e Innovación (ECO2010-21668-C03-03) y de la Xunta de Galicia (10SEC300023PR).
2. Véase la Nota de Prensa de la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística, INE de octubre de 2011.
3. Todas estas comunidades, excepto La Rioja, superan la tasa de pobreza infantil española también cuando utilizamos el gasto familiar como variable de medida con datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) de 2008.
4. Estos cálculos del total de brecha de renta de los individuos pobres deben ser valorados como una aproximación. El lector debe tener en cuenta que la Encuesta que utilizamos en este estudio estima la renta disponible de los hogares españoles en 2009 en alrededor de 682.000 millones de euros cuando la estimación provisional de la Contabilidad Nacional es de alrededor de 850.700 millones. Esto apunta a que los datos de la encuesta podrían estar subestimando la renta disponible total de la población española en aproximadamente un 20 por ciento.

BIBLIOGRAFÍA

Ayala, L. y Cantó, O. (2009) Políticas Económicas y Pobreza Infantil en Análisis y Propuestas sobre Pobreza infantil en España, UNICEF, Madrid.
Ayala, L., Martínez, R. y Sastre, M. (2006) Familia, Infancia y Privación Social: Estudio de las situaciones de pobreza en la infancia, Colección de Estudios, Fundación Foessa, Madrid.
Comisión Europea (2008), Child poverty and child well-being in the EU, current status and way forward, The Social Protection Committee, European Commission, Directorate-General for Employment, Social Affairs and Equal Opportunities, Unit E.2, Brussels.
Comisión Europea (2010), Child poverty and child well-being in the European Union, Report for the European Commission, DG Employment, Social Affairs and Equal Opportunities’, Unit E.2., Brussels.
Cantó, O. y Mercader-Prats, M. (2002) Child Poverty in Spain from the 70’s to the 90’s: a Static and Dynamic Approach, Journal of Applied Social Sciences Studies (Schmollers Jahrbuch), 121 Jg., Vol 4/2002, pp. 543-578.
Ermisch, J., Francesconi, M. y Pevalin D.J. (2001) Outcomes for children of poverty, Research Report no 158. London: Department for Work and Pensions.
Figari, F., Paulus, A. y Sutherland, H. (2009) Measuring the size and impact of public cash support for children in cross-national perspective, EUROMOD, Working Paper No. EM6/09.
Gradín, C. y Cantó, O. (2010) Why are child poverty rates so persistently high in Spain? ECINEQ WP 2009-123.
Gradín, C. y Del Río, C. (2001) Desigualdad, pobreza y polarización en la distribución de la renta en Galicia, Instituto de Estudios Económicos de Galicia – Fundación Pedro Barrié de la Maza (ed.), vol. 11, A
Coruña.Magnuson, K.A. y Votruba-Drzal E. (2009), “Enduring Influences of Childhood Poverty’ in S. Danziger and M. Cancian (Eds.), Changing Poverty, Changing Policies, Russell Sage, New York.
UNICEF (2005), Child Poverty in Rich Countries, Innocenti Report Card No 6, UNICEF Innocenti Research Centre, Florence.
UNICEF (2010a) The Children Left Behind - New report on the most disadvantaged children in rich countries, Report Card No 9, UNICEF Innocenti Research Centre, Florence.
UNICEF (2010b) La Infancia en España 2010-2011, 20 años de la Convención sobre Derechos del Niño: retos pendientes, Madrid: UNICEFComité Español.


 Olga Cantó Sánchez1

Investigadora del Instituto de Estudias Fiscales


 

Los menores en España

Los menores en España

Monográfico dedicado a la situación de los menores en España, desde la perspectiva de diversos especialistas y estudiosos de diferentes campos profesionales, se pone de relieve cuál es la realidad que viven hoy los menores en nuestro país. Con ello esperamos dar protagonismo a aquellos más indefensos en nuestra sociedad y hacer visible la situación precaria en la que se encuentran muchos niños/as y adolescentes que viven en un entorno hostil, tanto educativo, como jurídico, como social.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto