Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Monográfico Análisis La prevención del maltrato infantil

La prevención del maltrato infantil

Escrito por: Estíbaliz Muzás Rubio
Noviembre - Diciembre 2011

Según la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad con los Niños en el Reino Unido, cada semana, 3 ó 4 niños mueren a manos de sus padres. Según esta misma fuente, además, por cada niño que muere, otro queda discapacitado para el resto de su vida, por lo que cada semana 3 ó 4 niños se quedan ciegos, sordos o con daños cerebrales irreversibles en el Reino Unido, como consecuencia del maltrato.

Según datos recientes de la Organización mundial de la salud, aproximadamente un 20% de las mujeres y entre un 5 y un 10% de los hombres manifiestan haber sufrido abusos sexuales en la infancia, y entre un 25 y un 50% de los niños de ambos sexos asegura haber sufrido malos tratos.

Pero, situándonos en nuestra realidad más cercana, un artículo de revisión realizado por Soriano Faura, de la Agencia Valenciana de Salud, y el Grupo Previnfad-Promoción del Buen Trato y Prevención del MIT, de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), revela que la incidencia de maltrato en el ám bito familiar entre 2001 y 2005 había aumentado en España un 146,29%.

Según datos de Javier Urra, psicólogo forense en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y Juzgados de Menores de Madrid desde 1985 y primer Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, de todos los tipos de malos tratos infantiles existentes en España, la negligencia por falta de cuidados es el más frecuente (86,4%). Le siguen el maltrato psíquico (27%), el físico (11%) y el sexual (6%).

También se estima que los casos de malos tratos denunciados son sólo el 10% de los reales.

Aunque existen diversas definiciones de maltrato infantil, la de mayor consenso es la que elaboró el Observatorio de la Infancia en 2008 y que está recogida en el Protocolo básico de intervención contra el Maltrato Infantil. Según esta definición, el maltrato infantil se refiere a cualquier “acción, omisión o trato negligente, no accidental, que priva al niño o la niña de sus derechos y bienestar, que amenaza o interfiere su ordenado desarrollo físico, psíquico o social y cuyos autores pueden ser personas, instituciones o la propia sociedad”.

También es importante señalar que, tanto en el caso del abuso sexual intrafamiliar como en otros tipos de maltrato infantil, se encuentran, por un lado, los abusadores y maltratadores, quienes está documentado que en varios casos, ellos también fueron objeto de abuso sexual y de maltrato a manos de sus progenitores en su infancia.

Por otro lado, a los niños y niñas, víctimas actuales del abuso y del maltrato. Y, por último, a los terceros, también llamados observadores, testigos o cómplices.

Es en este apartado donde nos encontramos los Profesionales de la Educación, los observadores, las personas que aparecemos como impasibles pensando que no podemos hacer nada ni para detener estas conductas maltratantes y/o abusivas ni para crear las condiciones de cambio de estas situaciones de maltrato.

Clases de maltrato

Según la tipología de maltrato, son 5 las clases de maltrato que habitualmente se identifican. Éstas se refieren a diferentes actuaciones que conllevan una acción u omisión, por parte de la figura adulta, y a si éstas actuaciones ponen en peligro la satisfacción de las necesidades físicas o emocionales del menor.

  • Por maltrato físico se entiende cualquier acción no accidental por parte de los padres o cuidadores que provoquen daño físico o enfermedad en el niño o le coloque en grave riesgo de padecerlo.
  • El concepto de abandono físico o negligencia está definido como aquella situación en la que las necesidades básicas del menor no son atendidas temporal o permanentemente por ningún miembro del grupo que convive con el niño. Necesidades básicas hacen referencia a las necesidades físicas como: alimentación, vestido, higiene, cuidados médicos, protección, supervisión y vigilancia en las situaciones potencialmente peligrosas, y también los cuidados en el área educativa.
  • El término maltrato emocional se define como la hostilidad verbal crónica en forma de insulto, burla, desprecio, crítica o amenaza de abandono, y constante bloqueo de las iniciativas de interacción infantiles por parte de cualquier miembro adulto del grupo familiar.
  • El abandono emocional se define como la falta persistente de respuesta a las señales (llanto, sonrisa), expresiones emocionales y conductas procuradoras de proximidad e interacción iniciadas por el niño, y falta de iniciativa de interacción y contacto por parte de una figura adulta.
  • El abuso sexual está definido como cualquier clase de contacto sexual en un niño menor de 18 años por parte de un familiar/tutor adulto desde una posición de poder o autoridad sobre el menor en virtud de la diferencia de edad.

Un estudio de la Sociedad Catalana de Pediatría en 1985 introdujo una variante en la definición de maltrato, el de las Instituciones: “Un niño es maltratado cuando es objeto de violencia física y/o sexual, y también si sufre falta de atención, por parte de las personas o instituciones de las cuales depende para su desarrollo”.

Factores que contribuyen al maltrato

Según la bibliografía existente acerca del maltrato, tanto clínica como de investigación, el factor que contribuye al maltrato y al abuso sexual y que de manera más frecuente se menciona, es la historia infantil de maltrato y de abuso.

Aunque no está demostrada la transmisión generacional del maltrato, es decir, que las víctimas se transformen a su vez en maltratadores, sí está demostrado que los patrones de conducta observados en la familia pueden ser aprendidos y reproducidos más adelante.

La importancia de la familia

Al hablar de maltrato infantil no podemos dejar de insistir en el significado y la relevancia de la familia.

La Familia es la organización social básica, que, apoyada por otras Instituciones sociales, debe satisfacer las necesidades fundamentales del niño y protegerlo de los peligros reales o imaginarios. Hay que entenderla como un sistema en el que todos y cada uno de los miembros que la componen tienen la responsabilidad de apoyar a los demás y el derecho a ser apoyado incondicionalmente, sustituyendo el concepto de jerarquía y autoridad parental por el de responsabilidad.

Los padres, como adultos con más capacidades, tienen la responsabilidad de crear un contexto adecuado de convivencia y de relaciones, que promueva la satisfacción de las necesidades de todos los miembros.

No se puede olvidar que la familia es una fuente de información y transmisión de valores y que, a través de sus conductas y de sus verbalizaciones, actúa como grupo de control, enseñando y obligando a sus miembros a comportarse de forma deseable socialmente.

Las secuelas del maltrato

Las consecuencias que puede dejar en el adulto haber sido maltratado de pequeño son muy distintas en función de cada caso, dependiendo de varios factores. En unos casos los efectos serán inmediatos, en otros los efectos serán crónicos, si es que no se interviene de forma temprana y adecuada.

Pero lo que si es común a todos ellos es la pérdida de confianza en los demás, presentando dificultades para la interacción social y para las relaciones afectivas. De ahí la importancia del tratamiento por un lado y de la prevención por otro.

La importancia de la prevención

Como se señalaba al principio de este artículo, el papel de los observadores o terceros es primordial para actuar de manera preventiva. La notificación de esa sospecha de maltrato, en un momento dado, es clave para la puesta en marcha de los recursos existentes en cada comunidad que pueden garantizar, tras la evaluación de las evidencias, la integridad y la atención del niño y de la niña.

Es necesario concienciarse de que el Maltrato Infantil es una realidad y que existe de manera más frecuente de la que nos gustaría.

De ahí la importancia de la Formación en este ámbito, tanto de padres, a través de los programas de competencias parentales existentes para este fin, como de los profesionales vinculados directa e indirectamente con la infancia y la adolescencia, aprendiendo a reconocer e identificar los indicadores de maltrato.

Por último, cabe señalar que, como ciudadanos, también tenemos el deber y la responsabilidad de notificar estas sospechas de maltrato, así como conocer los recursos y dispositivos existentes a los que hay que acudir, tanto en cada comunidad, como a nivel estatal.©


Estíbaliz Muzás Rubio

Pedagoga y Psicóloga Clínica - Directora CIAM San Prudencio. Ayuntamiento de Vitoria


 

Los menores en España

Los menores en España

Monográfico dedicado a la situación de los menores en España, desde la perspectiva de diversos especialistas y estudiosos de diferentes campos profesionales, se pone de relieve cuál es la realidad que viven hoy los menores en nuestro país. Con ello esperamos dar protagonismo a aquellos más indefensos en nuestra sociedad y hacer visible la situación precaria en la que se encuentran muchos niños/as y adolescentes que viven en un entorno hostil, tanto educativo, como jurídico, como social.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Por qué nos duele la vida

Por qué nos duele la vida

Pocas experiencias humanas alcanzan tal grado de universalidad como el dolor. Su registro es tan...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Por qué nos duele la vida

    Por qué nos duele la vida

    Sábado, 01 Septiembre 2012 13:07
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto